Fiscalidad de los autónomos

 

fiscalidad de los autonomos

  • Todo lo que hay que saber sobre la fiscalidad de los autónomos

 

Cuando una persona decide emprender y trabajar por cuenta propia, tiene una serie de obligaciones fiscales que debe conocer y tener en cuenta. Son muchas las dudas al respecto. Por ese motivo, te explicamos todo lo que hay que saber sobre la fiscalidad de los autónomos.

Aspectos tan relevantes como el alta en Hacienda, los impuestos por los que se tributa, qué régimen fiscal corresponde, obligaciones contables y qué declaraciones son obligatorias, son los que debes conocer y nosotros te contamos detalladamente.

 

  • Todo lo que hay que saber sobre la fiscalidad de los autónomos de manera detallada

 

La primera obligación que debe cumplir la persona que vaya a trabajar por cuenta propia. Estas son las características básicas que tienes que conocer:

  • Es previa al inicio de actividad y alta como autónomo.
  • Se deben tener en cuenta si se han realizado inversiones o gastos previos al inicio de la actividad.
  • Se realiza mediante la presentación de la correspondiente declaración censal, cuyos modelos fiscales son el 036 y el 037 dependiendo de las circunstancias de la persona que inicia la actividad. Dicha declaración proporciona toda la información a la AEAT para establecer las futuras obligaciones fiscales y contables. En ella se notifica:

– Datos personales.

– Actividad que se va a desarrollar. Si es empresarial o profesional. Epígrafes IAE y CNAE. Aunque el alta en actividades económicas es obligatoria, aquellos cuya cifra neta de negocio sea inferior al 1.000.000.-€ tienen exención en el pago del IAE.

  • Régimen fiscal por el cual se va a tributar, que puede ser estimación directa u objetiva.
  • Localización de la actividad y del negocio.
  • Impuestos por los que se tiene que tributar.
  • Si en adelante se producen cambios se deben comunicar mediante esta declaración.

 

  • Selección Régimen Fiscal

 

La elección del régimen fiscal adecuado es primordial y va a determinar la fiscalidad posterior, así como las diferentes obligaciones contables a las que va a estar sujeto el autónomo. Te explicamos cuáles son estos regímenes.

 

  • Estimación Directa Simplificada

 

  • Su aplicación es para aquellos autónomos cuyas actividades económicas no vayan a superar, en conjunto, el importe neto de cifra de negocios de 600.000.-€ durante el ejercicio, o no lo hayan superado durante el ejercicio inmediato anterior.
  • También resulta de aplicación a aquellas actividades empresariales que no estén sujetas por orden ministerial al régimen de estimación objetiva conocido como módulos, siempre y cuando se cumpla la condición anterior.
  • El rendimiento de la actividad será calculado tal y como establece la normativa reguladora del impuesto de sociedades con las particularidades establecidas. Como regla general, se calcula de la siguiente manera:

Ingresos – Gastos = Rendimiento.

  • Y de acuerdo a la citada normativa será de obligado cumplimiento la llevanza de los siguientes libros contables:

– Actividades profesionales:

* Libro Registro de Ingresos

* Libro Registro de Gastos

* Libro Registro de Bienes de Inversión

*  Libro Registro de Provisiones y Suplidos

– Actividades empresariales:

* Libro registro de Ventas e Ingresos

* Libro registro de Compras y Gastos

* Libro registro de Bienes de Inversión

* Libros de facturas emitidas y recibidas establecidos por la normativa del IVA

  • Se establece una reducción del 20% del rendimiento neto positivo durante dos periodos impositivos, en el caso de aquellos autónomos cuya alta se produzca a partir del 1 de enero de 2013, siempre y cuando no se haya ejercido actividad económica de ningún tipo durante el año anterior al alta. Esta reducción también será de aplicación en los casos en los que se produzca el alta en una segunda actividad posterior a la primera.

 

  • Estimación Directa Normal

 

  • Será de aplicación para aquellos autónomos cuyas actividades empresariales o profesionales alcancen, en conjunto, una cifra superior a los 600.000.-€ anuales durante el ejercicio inmediato anterior.
  • También se acogerán a ella los que hayan renunciado a cualquiera de los otros dos regímenes fiscales. Es decir, estimación directa simplificada o estimación objetiva, antes del 31 de diciembre del ejercicio anterior. Para ello, deberán haberlo comunicado a la AEAT mediante la correspondiente declaración censal.
  • El cálculo del rendimiento se efectúa de la misma manera que se hace en estimación directa simplificada.
  • En este caso las obligaciones contables son más completas que en el caso anterior y son las siguientes:

– Autónomos que desarrollen actividades empresariales que tengan carácter mercantil:

* Será obligatoria la llevanza de contabilidad según lo establecido por el Código de Comercio, y por tanto deberá incluir libro Diario, Inventarios y Cuentas Anuales, los cuales deberán ser legalizados anualmente en el Registro Mercantil.

– Autónomos que desarrollen actividades empresariales que no tengan carácter mercantil:

* Libro registro de Ventas e Ingresos

* Libro registro de Compras y Gastos

* Libro registro de Bienes de Inversión

– Autónomos que desarrollen una actividad profesional:

*Libro Registro de Ingresos

* Libro Registro de Gastos

* Libro Registro de Bienes de Inversión

* Libro Registro de Provisiones y Suplidos

  • También es aplicable la reducción del 20% del rendimiento neto positivo en las mismas condiciones que el régimen de estimación directa simplificada.

 

  • Estimación Objetiva (Módulos)

 

Se acogerán a esta las actividades a continuación descritas conforme a los requisitos establecidos por Orden Ministerial.

  • Comercio minorista.
  • Hostelería.
  • Transporte.
  • Servicios de belleza y peluquería.
  • Empresas de mudanza.
  • Fabricación de pan y bollería o cualquier tipo de masas fritas.
  • Autoescuelas.
  • Tintorerías.
  • Copisterías.
  • Oficios relacionados con la construcción.
  • Además, existe un régimen especial de agricultura, ganadería y pesca sujeto.

Sus condiciones son especiales y las dicta la normativa para cada actividad en concreto y según diferentes parámetros.

 

  • Impuestos a los que está sujeto el autónomo

 

El trabajador por cuenta propia, tanto si ejerce actividades profesionales como empresariales, estará obligado a tributar por los siguientes impuestos:

 

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

 

Los tres regímenes anteriormente descritos están obligados a tributar por el impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, tanto de manera anual como trimestral.

 

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

 

En este caso a diferencia del consumidor final que paga el IVA en cualquier operación. El autónomo va a hacer de recaudador de la AEAT. Es decir, va a repercutir el IVA a sus clientes, va a pagarlo a sus proveedores y la diferencia resultante si es positiva, es decir, ha cobrado más IVA del que ha pagado, la pagará a Hacienda. Se debe presentar de manera trimestral.

 

  • Modelos fiscales que debe presentar el autónomo

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

  • Modelo 100. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

 

Su presentación es anual y están obligados a presentarlo todos los autónomos.

 

  • Modelo 111. Retenciones e ingresos a cuenta. Rendimientos del trabajo y de actividades económicas

 

Lo presentarán aquellos autónomos que tengan trabajadores contratados o contraten los servicios profesionales de otros autónomos. Se presenta trimestralmente.

 

  • Modelo 115. Retenciones e ingresos a cuenta. Rentas o rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos

 

Estarán obligados a presentarlo los autónomos que desarrollen su actividad en un local alquilado a una persona física. Su presentación es trimestral.

 

  • Modelo 130. IRPF. Empresarios y profesionales en Estimación Directa. Pago fraccionado

 

Será obligatorio para aquellos empresarios y profesionales que desarrollen su actividad económica en régimen de estimación directa, independientemente de que sea normal o simplificada. Excepto aquellos que por su actividad profesional hayan aplicado retenciones al 70% o más de los ingresos del ejercicio anterior.

Se pagará el 20% de la diferencia positiva obtenida entre ingresos y gastos. Se presenta trimestralmente.

 

  • Modelo 131. IRPF. Empresarios y profesionales en Estimación Objetiva. Pago fraccionado

 

Estarán obligados los autónomos que tributan en estimación objetiva y en los regímenes especiales incluidos. También es trimestral.

 

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

 

Es de carácter general y se presenta trimestralmente. Existen determinadas excepciones y peculiaridades establecidas por ley.

Esto es todo lo que hay que saber sobre la fiscalidad de los autónomos grosso modo. Es muy recomendable que el autónomo adquiera unos conocimientos fiscales generales y que una asesoría le preste servicios fiscales y contables para evitar consecuencias desagradables, puesto que existe mucha normativa al respecto y son numerosos los cambios. Por eso es un tema que únicamente dominan los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *